Chocolate vital

Los estudios demuestran cada día los numerosos beneficios del cacao.

El cacao, tanto como semilla, polvo o en el chocolate, posee varios beneficios para la salud debido a su enorme concentración de minerales y vitaminas: Es delicioso y se puede utilizar en todo tipo de comidas, encabeza la lista de alimentos con propiedades antioxidantes, tiene un alto contenido de vitamina C, y es una increíble fuente de fibras e incluso serotonina. En fin, el cacao posee cerca de 300 componentes identificados de los cuales la mayoría, de una forma u otra, beneficia nuestro organismo.

En cuanto a sus propiedades antioxidantes, ocupa el puesto número 1, por encima del té verde y el vino tinto. El magnesio es un mineral necesario para que nuestro organismo funcione adecuadamente y el cacao le brinda a nuestro cuerpo altos contenidos. “Además del magnesio, el cacao posee buenas cantidades de otros dos minerales fundamentales para el buen funcionamiento a distintos niveles de nuestro cuerpo, el hierro y el cromo”, señala el nutricionista Jacinto Vidal Sánchez, quien comenta que también el cacao contiene anandamida, un compuesto químico orgánico y neurotransmisor que en nuestro cuerpo produce efectos levemente similares a los que producen algunos canabinoides, imitando algunos de sus compuestos psicoactivos presentes en ellos.

Así funciona como un regulador del humor natural que ayuda, por ejemplo, en un tratamiento complementario para tratar la depresión y otros aspectos relacionados al humor y el ánimo. Este compuesto también muestra tener efectos sobre la concentración, el enfoque, el amor y el placer, de forma favorable en varios casos.

El chocolate con leche es la variedad preferida del 80% de la población mundial, pero el chocolate amargo ofrece muchos más beneficios a la salud, ya que durante el proceso para obtener cacao en polvo se pierde el 90% de la semilla. También, el cacao es rico en minerales como el potasio, fósforo y magnesio, así como en vitaminas del complejo B y ácido fólico.

Además de controlar el apetito, la feniltetilamina presente en el chocolate genera sensaciones de placer.

EN LA PIEL

Mucho se dice respecto a que el chocolate provoca acné. Esto no podría ser más falso, ya que los antioxidantes del cacao ayudan a reforzar los vasos capilares y sanguíneos de la piel. A su vez, los flavonoides del cacao mejoran la circulación sanguínea, previenen ataques cardiacos, derrames y algunos tipos de cáncer. También pueden ayudar a los pacientes hipertensos. El sabor amargo del chocolate es un indicador de su presencia.

El cacao es rico en polifenoles, que contribuyen a evitar la oxidación del colesterol, y han sido relacionados con la estimulación de las defensas del organismo. Algunas de las sustancias contenidas en el cacao estimulan el sistema nervioso, como la teobromina, el triptófano, la feniletilamina y la cafeína. Por ello, el consumo moderado de cacao ayuda a prevenir enfermedades de tipo degenerativo cerebral, aumenta el rendimiento intelectual y puede evitar el deterioro mental de las personas mayores de 50 años.

BENEFICIOS VARIOS

– Científicos británicos demostraron que la teobromina es un calmante de la tos crónica, igual o mejor que la codeína.

– Un estudio encontró que el chocolate amargo contiene un compuesto que puede estimular el desarrollo de los músculos y aumenta la resistencia física.

– Algunos animales como perros, gatos, caballos, aves y roedores no deben consumir chocolate, pues no pueden metabolizar la teobromina. Ésta afecta sus sistemas nervioso y cardiovascular, causándoles epilepsia, hemorragias y hasta la muerte.

– Se está analizando la posibilidad de que el cacao pueda detener la diarrea, gracias a su alto contenido de flavonoides.

– Las grasas del chocolate proceden de la manteca de cacao, que contiene ácido esteárico y ácido oleico. Ninguno de los dos aumenta el nivel de colesterol LDL (malo) en la sangre.

– El cacao contiene compuestos bactericidas contra el Streptococcus mutans, el origen de las caries. Entre más puro sea el chocolate, menor es la posibilidad de desarrollar caries.

– La teobromina y feniletilamina ayudan a equilibrar las hormonas femeninas antes y durante el periodo menstrual, ¡una razón más para consentirte con chocolate en esos días!

¿Contra el cáncer?

“Alrededor de 100 gramos diarios, de chocolate oscuro que contenga 70% o más de cacao, es ideal”, asevera Francisco Kerdel Vegas, Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina e impulsor del producto venezolano durante su período como embajador en Francia. Para este Doctor en Ciencias Médicas, en la regulación de los procesos degenerativos es donde está la clave del consumo del Theobroma cacao. “Éste es uno de los vegetales oscuros que deriva sus bondades de los polifenoles, que neutralizan los radicales libres (moléculas inestables que buscan multiplicarse y dañan las células) y, de esa manera, controlan el envejecimiento del organismo entero”, indica, con base en estudios megaestadísticos de la Universidad de Cambridge a los que ha tenido acceso y de los cuales ha hablado en su portal www.bitacoramedica.com.

Como está aceptado que los antioxidantes son oncoprotectores, también se pueden señalar los aportes de los aquí examinados en la prevención del cáncer. Según defiende Alfredo Gutiérrez Maydata en Chocolate, polifenoles y protección a la salud (2002), esos compuestos, extraídos del licor -o pasta- de cacao, “inhiben la apertura de las bandas de ADN (…) y son efectivos evitándoles daños” que, de ocurrir, se traducirían en enfermedad.

Horoscopo semanal