Colorido bienestar

Los carotenos, excelentes anticancerígenos, dan ese particular color a muchos alimentos.

Los alimentos “pintados” de color naranja, como la zanahoria, el salmón, la auyama, el pimiento rojo, el tomate, así como ciertas frutas como los albaricoques, el melón y el melocotón, presentan un alto contenido de beta caroteno, cuya acción antioxidante minimiza la oxidación celular, proceso que genera la formación de radicales libres, responsables de nuestro envejecimiento.

No obstante, el beta caroteno pertenece a la familia de los carotenos, entre los cuales también se incluyen el alfacaroteno, que aparece en los mismos alimentos del beta caroteno pero en una proporción menor; el licopeno, que también reduce las probabilidades de cáncer de próstata, pulmón, estómago, vejiga, pulmón, estómago y cuello del útero (tiene además las propiedades de disminuir el colesterol en la sangre y prevenir las inflamaciones de la próstata, la criptoxantina, las xantofilas, la zeaxantina, la capsantina y la capsorubina, que protegen de los rayos ultravioletas.

Según la médico internista Iraima Gil, el beta caroteno actúa destruyendo esos radicales libres, al contrario de la vitamina E, que lo que hace es actuar previniendo su aparición. “Pero es fundamental tanto una acción como la otra, así que el beta caroteno ayuda de una forma muy eficaz a la acción de la vitamina E presente también en muchas frutas y verduras”.

Existen estudios recientes que demuestran que el beta caroteno actúa estimulando el proceso inmunitario del organismo evitando que progresen algunas lesiones cancerosas. Se recomienda sobre todo para las personas fumadoras, que en general tienen una cantidad menor en su organismo de vitamina A.

“No se ha determinado ningún efecto secundario debido al consumo de beta carotenos, quizás lo único evidente pero nada peligroso sería que tomados en exceso dan a la piel un aspecto amarillento debido a su pigmentación”, acota Gil, quien recomienda consumir este nutriente con mayor asiduidad, ya sea en forma de frutas y verduras frescas o a través de batidos o zumos a base de zanahorias, naranjas, mandarinas o todo tipo de frutas que posean ese color anaranjado típico de los carotenos.

También, puede incorporarse a las comidas más tomate, remolacha o espinacas, éstas también son grandes portadoras de este compuesto. El fundamental beta caroteno también está presente en otras verduras de hoja verde o verdes oscuras como las espinacas y el brócoli.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS

-El beta caroteno es un precursor de la vitamina A (vitamina esencial para mantener en buen estado nuestra visión y piel, mucosas y huesos), ya que en caso de ser necesario el organismo puede convertirlo en ella.

-Estimula el sistema inmune fortaleciendo las defensas naturales del organismo, al favorecer la producción de los glóbulos blancos.

-Es beneficioso para la piel, ya que también activa la melanina, protección natural contra los rayos nocivos del sol. Por otro lado, también es conocido por su acción “bronceadora”.

-Según estudios, este compuesto es de utilidad para la prevención de la aparición de enfermedades del corazón, ya que también ofrece protección contra el daño oxidativo relacionado con el colesterol “malo” en sangre.

-Se le vincula con un menor riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer. Además, protege a los ojos de las cataratas y evita la resequedad ocular.

-En el caso de sufrir de úlceras del estómago, también ayuda a reducirlas gracias a su acción protectora sobre las células estomacales.

NO CORTARLAS AL HERVIR

A la hora de preparar y cocinar tus zanahorias hiérvelas enteras en vez de en rodajas o trozos. Según un estudio realizado por la Universidad de Newcastle (Gran Bretaña) tomar esta medida potencia su acción anti cancerígena hasta en el 25%. Al cortar las zanahorias se aumenta el área de la superficie, por lo que más nutrientes se filtran en el agua mientras son cocidas. Es decir, al mantenerse la verdura entera los nutrientes (incluido el beta caroteno) se mantienen casi intactos y en mayor concentración.

El llamado “arroz dorado” logra producir una cantidad de beta caroteno 20 veces superior a la que contiene un grano normal

¿QUÉ SON LOS ANTIOXIDANTES?

La respiración en presencia de oxígeno resulta esencial en la vida celular de nuestro organismo, pero como consecuencia de la misma se producen unas moléculas, los radicales libres, que ocasionan a lo largo de la vida efectos negativos para la salud por su capacidad de alterar el ADN (los genes), las proteínas y los lípidos o grasas. Los antioxidantes serían, entonces, un grupo de vitaminas, minerales, colorantes naturales y otros compuestos de vegetales y enzimas (sustancias propias de nuestro organismo que intervienen en múltiples procesos metabólicos), que bloquean el efecto perjudicial de los denominados radicales libres. La mayoría de los antioxidantes se encuentra en alimentos vegetales, lo que explica que incluir frutas, legumbres, verduras y hortalizas o cereales integrales en nuestra dieta sea tan beneficioso. Hábitos tan comunes como practicar ejercicio físico intenso, el tabaquismo, el consumo de dietas ricas en grasas y la sobreexposición a las radiaciones solares, así como la contaminación ambiental, aumentan la producción de radicales libres.

EL EXPERTO RECOMIENDA

¿Los suplementos con antioxidantes son iguales de efectivos que los alimentos?

“A pesar de que la ingesta de alimentos ricos en antioxidantes disminuye el riesgo de ciertas patologías, éstos no modifican el deterioro normal que conlleva la vejez; a la vez que se ha demostrado que la suplementación a altas dosis con preparados de antioxidantes puede resultar contraproducente. Por ello, lo más correcto es seguir una alimentación variada y equilibrada, en la que no falten los vegetales y no abusar de suplementos ni de alimentos enriquecidos con antioxidantes”. Dra. Mariana Mendoza

Horoscopo semanal