Inicio » Belleza » Belleza sin omisiones

Belleza sin omisiones

Rodillas, codos y talones integran el agujero negro de la estética personal.

Son los grandes olvidados de nuestra anatomía: rodillas, codos y talones sufren la poca atención de cremas y revitalizantes, y, con el tiempo, no solo se resecan, también se agrietan y pierden elasticidad y firmeza. No obstante, los especialistas proponen tratamientos ágiles que permitan recuperar sin demora la buena forma de estas zonas del cuerpo.

La especialista en estética Carmen Navarro recomienda un masaje centrado en rodillas, tobillo, caderas, codos y muñecas, que desbloquea estas zonas y favorece la circulación sanguínea. “También se enfoca en pies y manos para elevar la temperatura de estas zonas y mejorar así la circulación general”, comenta. Con ello se eliminan tóxicos de la piel y se retiran las impurezas acumuladas, además de limpiarla y repararla. “Algunas técnicas basadas en la fisioterapia utilizan productos ricos en aceites esenciales, además de plantas medicinales que promueven la renovación celular», apunta la experta.

Debido a su relieve, los codos y las rodillas son las partes del cuerpo que sufren más roces producidos por el contacto con la ropa y su aspecto es, generalmente, rugoso y áspero. Debido al movimiento continuo de estas articulaciones y la falta de hidratación pierden turgencia. Para evitarlo, Navarro propone tratamientos específicos con los que combatir la rugosidad, la flacidez y la deshidratación de estas zonas. Un primer tratamiento con aminoácidos, esenciales para la formación de nuevo colágeno, a los que hay que añadir ácido hialurónico para ralentizarlo. «Con la revitalización se logra restaurar los componentes estructurales de la dermis mejorando la laxitud, el grosor y la elasticidad, y también la reducción de los signos externos de la piel, tan necesarios en los casos de rodillas y codos que presentan más grosor, rugosidad y sequedad que otras zonas», indica la especialista.

Talón consentido

Para sanear y revitalizar la piel de los pies, Navarro, propone una pedicura exprés en casa con la que poder lucir sandalias, sin problemas. En el proceso recomienda nutrir las cutículas con un bálsamo de jalea real, aceite de oliva y aceite de coco para suavizar y cicatrizar y “nunca cortarlas”. Exfoliar y limar las durezas son los siguientes pasos para dejar los talones listos durante una semana. “Una vez que el pie está desintoxicado”, comentan, llega el turno de la hidratación con un compuesto de aloe vera.

Etiquetas-

Horoscopo semanal