Inicio » El Laberinto del Comensal » Cómo hacer mayonesa casera

Cómo hacer mayonesa casera

Es la salsa fría más famosa de occidente, nos llegó de Francia y hoy es impensable la comida rápida sin ella, las ensaladas más apetitosas y un sinnúmero de preparaciones cotidianas.

En la historia de la gastronomía occidental ha habido momentos, personajes y preparaciones que se han convertido en paradigmas de lo que se comprende como extraordinario. Sin embargo, que en una sola preparación encaje o se relacione con esas tres características resulta difícil de creer. Tal es el caso de la salsa fría más famosa de occidente, conocida como mayonesa.

La teoría más aceptada sobre su origen, cuyo nombre original en francés “mahonnaise”, (proveniente de Mahon, la capital de la isla Menorca), se le debe al Duque Richelieu, quien quiso ofrecer esta salsa, bautizándola con este nombre para celebrar la victoria francesa frente a los ingleses, con la toma del castillo de San Felipe en Mahon en 1756. La idea original era preparar una mezcla de crema de leche y huevos, pero no teniendo los primeros, decidió cambiarlo por aceite de oliva.

Desde entonces esta salsa no ha hecho otra cosa que mantenerse presente en las mesas, en incluso la industria alimenticia creó la versión industrial en vista de su gran popularidad. Sin embargo, quienes han probado una mayonesa hecha de forma tradicional, jamás preferirán el producto comercial por encima de esta.

Con el trascurrir del tiempo también se crearon variaciones que tiene como base la mayonesa, convirtiéndola en una salsa madre, entre ellas están el alioli, la remoulade, y la tártara.

Desde el punto de vista de la química culinaria, la mayonesa es el ejemplo perfecto de lo que se conoce como una emulsión. En este fenómeno químico, dos líquidos con distintas densidades se unen y se mantienen estables. Esto quizás es lo que le ha ganado la fama de ser una salsa para “expertos”, así que bien vale aprender a hacer y a disfrutar de su extraordinario sabor original.

 Salsa mayonesa

 Ingredientes

2 yemas de huevo

1 cucharada de mostaza suave

250 mililitros de aceite de maíz, girasol o de oliva

1 cucharada de jugo de limón

Sal y pimienta blanca al gusto

Preparación

Tome un paño de cocina, colóquelo sobre una superficie de trabajo y encima de este ponga un bol. Vierta las yemas, la mostaza, un poco de sal y pimienta en el bol o tazón y mezcle todo muy bien con un batidor de mano o con un tenedor, hasta que todo se una perfectamente.

Comience a añadir el aceite en forma de hilo sin dejar de batir. Cuando todo el aceite se haya incorporado, bata con más fuerza durante 30 segundos hasta que consiga una salsa espesa y brillante.

Por último, añada el jugo de limón y rectifique la sazón en caso de que sea necesario. Sirva de inmediato.

Horoscopo semanal