Inicio » Espectáculo » Cine » Miserias de un lugar feliz

Miserias de un lugar feliz

“Proyecto Florida” pone el foco en el desconocido y desolador submundo marginal de los moteles de mala muerte que circundan Disneyworld

Moonee es una niña de seis años que sueña con ir a Disneyworld, pero lo más cerca que ha estado es en el barato motel a las afueras de Orlando en el que vive con su madre, Halley, una joven de 22 años. Y lo más parecido a una figura paterna que  ha tenido es Bobby, el gerente del albergue. El verano promete estar cargado de aventuras cuando otra niña de su misma edad se muda al motel de al lado, mientras los adultos viven tiempos difíciles y luchan por conseguir un techo bajo el que cobijarse.

Proyecto Florida, que es el nombre de esta película, a estrenarse este viernes 20 de abril en Venezuela, cuenta una historia basada en la crisis social y económica de muchas familias sin recursos, que se ven obligadas a refugiarse en los moteles baratos que rodean la ciudad estadounidense de Orlando (Florida), uno de los principales destinos vacacionales de Estados Unidos y sede de Disneyworld, “el lugar más mágico del mundo”.

El humilde motel Magic Castle es un modesto edificio de llamativo cromatismo habi­tado por madres solteras y familias de recursos exiguos, que está justo al lado de Magic Kingdom, parque temático de Disney. Mientras Moonee y sus amigos superan sus limitaciones casi como si estas no existieran, dejando volar su imaginación, Bobby, el mánager, intenta mantener ese precario mundo en pie contra viento y marea.

Sean Baker (Tangerine) escribe y dirige este largometraje, uno de los más comentados del año pasado en el circuito independiente, que consiguió una nominación al Oscar en la categoría de mejor actor de reparto para la fantástica interpretación de Willem Dafoe en el rol de Bobby.

Con humor y nostalgia, los niños que viven en estos hospedajes, que se han convertido en el último refugio para quienes ya no pueden asegurarse una residencia permanente, son los verdaderos protagonistas de la cinta, cuyas aventuras chocan con la difícil situación de los adultos.

Marcados contrastes

La trama retrata así una cruda realidad en Estados Unidos, donde lugares como el Magic Castle Motel se han erigido en alojamientos de personas completamente olvidadas por su país.

Quien haya visto alguno de los trabajos previos de Sean Baker, uno de los realizadores esencia­les del cine norteamericano contemporáneo, sabrá que sus películas en torno a personajes marginales de los Estados Unidos de hoy, rodadas en espacios que raramente refleja el mainstream si no es de manera oblicua o distanciada, distan de ser dra­mas sociales que denuncian hechos concretos. Más bien, opta por sumergirse en los luga­res donde desarrolla sus narraciones ensalzando la energía vital y la fuerza psicológica de sus personajes, y convirtiendo el mundo de estos en un entorno que brilla con la luz que sus heroínas proyectan.

Además de Dafoe, el reparto está encabezado por la pequeña Brooklyn Kimberly Prince y la debutante Bria Vinaite, quienes interpretan, respectivamente, a una hija y una madre desempleada que luchan para sacar adelante a su familia. Proyecto Florida es, sin duda, un soplo de aire fresco en la cartelera venezolana, tan poblada de blockbusters y títulos gruesamente comerciales.

Aquilino José Mata

Metrópoli

Horoscopo semanal