Inicio » Espectáculo » Sobre Evio Di Marzo

Sobre Evio Di Marzo

Algunas canciones pertenecen a tu mundo interior, no puedes evitarlo. Se han quedado contigo porque las has escuchado mucho tiempo. Han sido parte de tu entorno, una tradición familiar, un recuerdo de la infancia, un hábito persistente.  Cuando pasan los años, te das cuenta que esas canciones constituyen tu banda sonora privada, esa que te acompaña durante toda la vida, que te ayuda y te permite sobreponerte a los malos momentos.

Las ciudades y los países también tienen banda sonora, los músicos son parte importante de su relato histórico, ellos se  encargan de narrar la cotidianidad que nos involucra a todos.

Aunque quizás no lo hagan de forma premeditada, todo creador es un relator del  universo que le rodea. Hay que tener en cuenta que la identidad de un país la construye el espíritu de toda su gente, pero los artistas, los músicos, los científicos, los pensadores,  juegan un rol fundamental.

Evio Di Marzo fue uno de esos músicos que en Venezuela y en la Caracas de los años ochenta crearon canciones que ya son parte de nuestra cultura popular, de nuestra historia colectiva.

La memoria del venezolano a veces parece frágil, suprime algunos recuerdos y nombres de personalidades que han sido capitales dentro del panorama no solamente musical, también cultural, económico, social y político.

Sin embargo, a pesar de esos olvidos, es imposible borrar la historia y mucho menos cuando está constituida por canciones, melodías y sonidos que persisten y se mantienen presentes década tras década.

Decir que la música de Evio Di Marzo y “Adrenalina Caribe” es parte de la memoria colectiva de los venezolanos puede sonar a frase hecha, a cliché y de seguro por estos días será una expresión repetida.

Y no por obvia deja de ser cierta: ¡tenemos tanto que agradecerle a los músicos! Los buenos músicos dejan una estela que está por encima de su propia existencia, de sus manías, costumbres o ideologías.

Nos inflan el espíritu de pasión, de entusiasmo, nos permiten contar nuestra historia a través de la suya que materializan en canciones.

La música está relacionada con la alegría, con la felicidad, nos inspira a vivir mejor, sus exponentes llegan a ser algo así como terapistas colectivos que nos ayudan a purgar las penas.

Precisamente porque son evocadores de alegría, la muerte de un músico es un hecho devastador no solamente para su familia, colegas y amigos. También para miles de desconocidos que  los sienten próximos, casi como si fueran parte de su propia familia.

En el momento final, el mejor homenaje que puede hacérsele a la memoria de un pedazo de país, porque eso es cada músico, un retazo de historia, la tuya, la mía, la de todos, es volver a ellos y no permitir que el olvido los consuma.

Celebremos a Evio Di Marzo junto a tantos otros músicos venezolanos que hicieron la diferencia contando historias positivas, regalando acordes que se quedan con nosotros, que todavía  podemos sentir como a la brisa cada tarde.

Luisa Ugueto Liendo  @luisauguetol

Horoscopo semanal