Inicio » Espectáculo » Musicales Caraqueños: “El Inquieto Anacobero”

Musicales Caraqueños: “El Inquieto Anacobero”

Para Woody Allen la noción de legado es una visión romántica y poco útil: “no soy una persona que se preocupe por su legado. No me puede importar menos lo que la gente piense de mí o de mis películas. Cuando me haya marchado, se terminó” dijo en una entrevista para El País en 2017.

No sé si el cantante puertorriqueño Daniel Santos pensaba en la posteridad o si le daba algún sentido a su trabajo más allá de que era su medio de sobrevivencia, pero se ha convertido en un referente no sólo musical, también de una época, unas costumbres y un estilo de vida.

Como personaje ha sido tema de algunos escritores y ensayistas, fue Luis Rafael Sánchez quien escribió “La importancia de Llamarse Daniel Santos” en 1988, en Venezuela el escritor Salvador Garmendia lo usó como motivo de su cuento “El Inquieto Anacobero”.

Precisamente en ese cuento se basa la obra homónima de Federico Pacanins que se presenta todos  los domingos en el BOD.

La música es clave a la hora de interpretar lo que ocurre en cualquier sociedad, también funciona muy bien para encubrir o endulzar temas espinosos. En este caso, la versión musical del cuento de Garmendia, a través de una historia aparentemente sencilla, expone una serie de situaciones que reflejan el modo de ser de una Venezuela diferente a la nuestra, pero con la que podemos identificarnos.

A fin de cuentas, las historias se repiten y las emociones humanas son universales, siempre han sido las mismas desde Shakespeare.

En el montaje, los personajes representan arquetipos reconocibles en una trama dinámica que te mantiene cautivo en los distintos momentos de la pieza.

La obra cuenta con música en vivo, cada uno de los temas (más de quince) son interpretados por los actores al momento, lo que permite que en cada función haya lugar para la improvisación.

El repertorio de Daniel Santos que se interpreta está lleno de canciones que recrean una atmósfera lúdica que contagia al espectador. No importa si te gusta Nicky Jam o Maluma, podrás entender y dejarte llevar por los acordes de estos temas que ya son clásicos.

Si te interesan los musicales disfrutarás “El Inquieto Anacobero”, además siempre es beneficioso estar en contacto con la música desde una perspectiva diferente e incluso opuesta a la acostumbrada, esa es la única forma de enriquecer el criterio. No olvidemos que la buena música no tiene fecha de caducidad.

Puedes ver “El inquieto Anacobero” todos los domingos en el BOD hasta el 10 de junio.

Luisa Ugueto Liendo / @luisauguetol  

Horoscopo semanal