Inicio » Firmas » Rafael Cadenas, la poesía importa

Rafael Cadenas, la poesía importa

A Rafael Cadenas lo vi caminar unas cuantas veces por la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela. Su actitud siempre me llamó la atención: era un hombre sencillo, retraído, silencioso.

El poeta venezolano nacido en Barquisimeto en 1930,   ganó otro premio internacional  (el Premio Reina Sofía de Poesía) y su nombre se viralizó en las redes sociales, llenó incontables páginas de diarios y portales informativos. Por unos días la poesía fue tendencia en Venezuela.

Más allá de la noticia de  su reconocimiento, la obra de Rafael Cadenas y la poesía en general merecen nuestra atención.

Hay gente que se pregunta por la utilidad de la poesía: ¿qué sentido tiene leerla? Los poemas no son dólares ni cuentas en el banco, no son viajes ni experiencias que presumir en instagram.

La poesía tiene mala prensa,  mucha gente cuestiona su  utilidad, su sentido, su valor como discurso vivo dentro de la sociedad.

A veces es difícil verlo, pero uno de los méritos de la poesía se encuentra en la posibilidad que tiene de formular preguntas.

Los cuestionamientos son necesarios a la hora de tomar decisiones. Siempre actuamos luego de cuestionar, de descartar, de buscar posibilidades.

La poesía, como toda forma de arte, nos lleva a confrontarnos y salir del hoyo que, ocasionalmente,  la vida cotidiana impone.

La vida diaria, que puede ser cruel y ramplona, se ve desde otro punto de vista cuando lees un buen poema. Cuando te permites dudar y utilizar el lenguaje para darle nombre a lo inexplicable, es decir, a casi todo lo que nos rodea.

En el año 2014, Rafael Cadenas dijo lo siguiente en una entrevista para El País: “la poesía es todopoderosa e insignificante. Insignificante porque su influencia en el mundo es mínima. Poderosa por su relación con el lenguaje. La política vacía de sentido las palabras —democracia, justicia, libertad—, los poetas llaman la atención sobre ese vacío. Las palabras pierden su valor si no se corresponden con la cosa que designan”.

La poesía impone cierta magia a los acontecimientos comunes y corrientes, al igual que la música, funciona para amainar las tragedias y enfrentar lo vulgar con un ánimo diferente.

 

Luisa Ugueto \ @luisauguetol

Horoscopo semanal