Inicio » Gastronomía » Tartaleta de espinaca y requesón

Tartaleta de espinaca y requesón

Deliciosa y nutritiva, esta tartaleta se puede comer caliente o a temperatura ambiente. Resulta ideal para una cena ligera, un picnic o la lonchera.

Ingredientes  de la  tartaleta

2 tazas de harina de trigo todo uso

1 huevo entero frío

1 yema de huevo

4 cucharadas de mantequilla

1/4 de taza de queso tipo parmesano

1/3 de taza de agua helada

Ingredientes del relleno

3 tazas de queso tipo requesón

1 manojo pequeño de espinacas frescas

1 cebolla mediana

3 dientes de ajo machacados

5 cucharadas de aceite

1/8 cucharadita de sal

Pimienta opcional al gusto

Preparación de la tartaleta

Precalentar el horno a 350 °F (176 °C). En un envase mediano, o en una mesa de trabajo limpia, se hace un volcán con la harina de trigo, y en el centro del volcán agregamos el huevo y la yema, la mantequilla, el queso, la sal y la pimienta. Unir con la punta de los dedos sin amasar hasta mezclar bien todos los ingredientes. Por último, agregar el agua fría, formar un bloque con la masa que luego meteremos en una bolsa y la llevamos a la nevera por una hora, como mínimo.

Sacar la masa de la nevera, espolvorear un poco de harina sobre nuestro mesón de trabajo y, sobre esta, colocamos la masa y la estiramos con la ayuda de un rodillo. Con la masa ya estirada, forrar un molde de tartaleta grande o varios individuales, con un tenedor se le hacen huequitos por todas partes para que a la hora de hornearla no se infle.

Se prehornea por 15 minutos se saca y se reserva hasta el momento de ensamblar la tartaleta.

Preparación del relleno

Deshojar los tallos de la espinaca y lavar muy bien sus hojas. En una olla mediana verter agua y lleva al fuego hasta hervir. Agregar las hojas de espinaca en el agua hirviendo, sumergir bien y sacarlas con la ayuda de una cucharada espumadera a un envase con agua y hielo. Luego colarlas y exprimirlas bien hasta formar una bolita de hojas de espinaca exprimidas. Cortar estas en pequeños pedazos y reservar.

Aparte, cortar la cebolla bien pequeña y sofreír, con el ajo machacado, en una sartén mediana con el aceite. Cocinar por 5 minutos para luego agregar la espinaca; revolver cuidosamente y mezclar con el requesón y los huevos, así como con la sal y la pimienta al gusto. Verter esta mezcla en la tartaleta precocida. Nivelar con la ayuda de una espátula de goma y llevar al horno a 350 °F (176 °C) hasta dorar un poco, más o menos 15 minutos.

Se puede comer caliente o a temperatura ambiente. Resulta ideal para una cena ligera, un picnic o la lonchera.

Horoscopo semanal