Publicidad

izquierda

lunes, 26 de junio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Actualidad

50 sombras más oscuras: telenovela mayamera

El director de esta cinta, James Foley, se ocupa tan sólo de presentar los matices de la historia creada por E.L James, que sorprende por estar llena de lugares comunes y un arquetipo femenino convencional


Fecha: 16-03-2017

Etiquetas: cinta, Sexo, Cartelera, Cine, Cine


50 sombras más oscuras: telenovela mayamera
Una cinta aún en las carteleras venezolanas. (Créditos: Archivo)

Por: Luisa Ugueto @luisauguetol

 



Que películas como “Cincuenta sombras de Grey” y su segunda parte “50 sombras más oscuras” sean un éxito de taquilla en nuestra época da un poco de miedo. La escritora francesa Simone de Beauvoir observaría con sorpresa como en nuestro tiempo, a pesar de la llamada “modernidad”, la situación socio cultural de las mujeres no ha cambiado absolutamente nada desde que publicó su libro “El segundo Sexo” en 1949.

Si tomamos en cuenta el hecho de que esta película (y sus libros) se venden como pan caliente debido a su supuesta naturaleza “polémica”, podríamos pensar que el mundo no parece estar muy lleno de mujeres que deseen ser consideradas como seres autónomos.

¿Qué son estas películas basadas en las novelas de la escritora inglesa E. L. James? La más vieja fantasía femenina: príncipe azul guapo, rico y buen amante. Un hombre capaz de resolver todos tus problemas y transformar tu vida vulgar en un cuento mágico lleno de lujos y buen sexo.

Desde su primera película, la historia de la tímida Anastasia Steele (Dakota Johnson) y el joven magnate de negocios Christian Grey (Jamie Dornan) ha expuesto el deseo de un gran porcentaje de mujeres por revisitar el cuento clásico “La Cenicienta”, pero esta vez con un alto contenido erótico. El guión de esta cinta parece una caricatura de las novelas de Corín Tellado con algunos ribetes de las historias de la autora de telenovelas Delia Fiallo.

Al igual que su predecesora, en “50 sombras más oscuras”, se usa el sexo para atraer –y distraer- de los predecibles giros de la trama, las actuaciones débiles –de casi todos a excepción de sus protagonistas- y la fútil historia de amor, sobre una chica virgen que enloquece por un dios del sexo, multimillonario eso sí, que ha llegado a su vida para cambiarlo todo.

El director de esta cinta, James Foley, se ocupa tan sólo de presentar los matices de la historia creada por E.L James, que sorprende por estar llena de lugares comunes y un arquetipo femenino convencional disfrazado de “innovador” y “controversial”.

En “50 sombras más oscuras” la dulce y virginal Anastasia Steele es una cenicienta a la que le gusta que la amarren y le den nalgadas. Todo lo que en este filme se presenta como polémico o innovador, resulta ser una cadena de circunstancias desafortunadas que bien podrían haber sido escritas por alguna de nuestras bisabuelas.

¿Es una cinta erótica o una comedia romántica? La película no puede ser catalogada del todo como cine erótico, porque es tan fría que no llega a emocionar, como si lo hacen cintas de otra época, películas que al menos tenían claro el género al que pertenecen, tal es el caso de “Nueve semanas y media” (1986) la cual nos ha dejado un sinfín de escenas icónicas que son parte de la cultura popular, “Orquídea salvaje” (1990), entre otras. Ni “Orquídea” ni “Nueve semanas” son cintas densas o complejas, pero al menos se centran muy bien en el erotismo, el cual es su tema fundamental.
 
Tampoco es una comedia romántica porque se supone que es la historia de un deseo devenido en amor, pero deseo al fin. No funciona ni de una manera ni de otra.
Cualquier película del director inglés Adrian Lyne maneja con mayor credibilidad el erotismo, pues están llenas de secuencias creativas, si no me creen vuelvan a ver las escenas de sexo de “Una propuesta indecente” (1993) o Infidelidad (2002).

Y no se trata de que Jamie Dornan o Dakota Johnson actúen mal, por el contrario, ambos son lo único rescatable de la cinta, todo tiene que ver con que el guión carece de profundidad y no resulta creíble ni el amor, ni el deseo. Todo parece una parodia, un absurdo un despropósito.

Al menos en América Latina, llevamos años presenciando historias similares en la pequeña pantalla: la chica pobre que enloquece por el chico rico, que la salva de todas las adversidades y que a su vez ella obsequia con toda su bondad y amor. Los malvados que intentan separarlos, los amores del pasado que se imponen, las pequeñas tragedias, el llanto sin sentido, el drama por un pasado oscuro que el joven galán desea ocultar.

“50 sombras más oscuras” es una cinta llena de estereotipos, personajes planos, arquetipos huecos que no emocionan, hasta el sexo que debería ser trepidante es aburrido, monótono y de plástico.

En la cinta aparece la fascinante Kim Basinger, flaco favor le hacen.



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más