Publicidad

izquierda

jueves, 27 de julio de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Actualidad

Chucherías sin excesos

La clave está en moderar su consumo para evitar daños en el organismo


Fecha: 16-07-2017

Etiquetas: niños, dulces, chucherías, golosinas, prevenir, obesidad


Chucherías sin excesos
(Créditos: )

Por: Sonia Anzola

 



     El disfrute de golosinas tiene su precio. Están ampliamente demostrados los efectos negativos en la salud de la ingesta excesiva de chucherías en niños y adultos, lo que favorece la obesidad, la hipertensión, problemas de dentición, diabetes y enfermedades cardiovasculares, entre otros daños. Sin embargo, “no se puede coartar a un niño de ese disfrute típico de su etapa de vida”, concede la nutricionista María Rita Pérez Silva, para quien el secreto está en saber administrarlo y hacer del consumo de golosinas un acto eventual y no habitual dentro de la dieta diaria.

     Para no sucumbir a la tentación, lo recomendable es aprender a identificar las opciones más sanas y evitar las más perjudiciales. Para la nutricionista María Rita Pérez Silva, los dulces de fabricación casera y con ingredientes naturales siempre son la mejor decisión. No obstante, existen algunas opciones a la venta en mercados, quioscos, cines y otros locales con ciertos aportes nutricionales, “que no aplican para niños sometidos a regímenes especiales y que pueden consumirse, siempre y cuando sea con moderación”.

Cereales: ya sea en barrita, caja o bolsita, son ricos en fibra y en minerales como fósforo y magnesio. Los tipo Musli son ideales porque están enriquecidos con pasitas, avena, linaza y otros ingredientes nutritivos. Bolsitas con semillas: Las almendras, el ajonjolí, las avellanas y, sobre todo las nueces, son ricas en grasas “buenas”, que previenen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Frutas deshidratadas: están disponibles en bolsitas de albaricoque, piña, orejones, ciruela, cambur, dátiles, etc. Conservan todas las propiedades vitamínicas de las frutas naturales, con excepción de la vitamina C.

Chocolates
: aunque el mejor es el chocolate negro (no mezclado) porque es el que tiene más antioxidantes, las presentaciones en potecitos, tubitos o barras contienen leche que aporta calcio al niño, contribuyen a la oxigenación cerebral y al aumento de endorfinas. Por su alto contenido calórico lo aconsejable es comer un cuadrito al día.

Gelatinas: en variedad de colores, son fuente de proteínas y de colágeno. Helados: Se recomiendan los de frutas (contienen más vitaminas) en lugar de los cremosos que, si bien tienen el calcio de la leche, son altos en grasa.

Menos recomendadas

     “Los caramelos, chupetas, chicles, gomitas comerciales, donas rellenas, churros y dulces de pastelería, entre otros, forman parte de los llamados carbohidratos simples. Son calorías vacías, a base de glucosa, sacarosa y fructosa, que resultan altamente dañinas porque el organismo sólo es capaz de procesar una pequeña cantidad y el resto se acumula como tejido adiposo. Además de favorecer la obesidad, la facilidad con que se pegan a los dientes propicia la formación de caries”, señala la especialista, quien recomienda limitar el consumo de bebidas gaseosas y de sobre, así como las barras y bebidas energizantes. 

     Prefiera endulzar con miel de abejas, papelón o azúcar morena (que no son procesadas) en lugar de azúcar refinada o blanca.

Tardes creativas

     Para que se diviertan y aprendan cuando están en casa Valentina Ruiz Leotaud Sabores en la cocina Lecciones: Con los ingredientes que siempre se tienen a mano, se pueden entretener unas cuantas horas mientras aprenden, por ejemplo, cómo los alimentos cambian de color o de estado al contacto con el calor o con el frío, qué componentes hacen que un platillo quede dulce o salado, cuáles tienen vitaminas y por qué es crucial ingerirlas, de dónde salen las cosas que engullen crudas o procesadas y qué esfuerzos hacen sus padres para que su nutrición sea adecuada.

Desarrollan
: La motricidad fina y la creatividad, las nociones necesarias para defenderse en un área fundamental para la vida, la conciencia de por qué no se deben desperdiciar los víveres y cómo sacarles el mayor provecho y, en adición, su paladar se va educando para la buena mesa.

Qué pueden hacer
: A. Ayudar: a lavar las frutas o verduras que se consumirán; a rasgar las hojas de una ensalada; a empanizar; a contar el número de cucharadas o tazas que requieren ciertas fórmulas; a mezclar porciones; a aplastar, por ejemplo, papas para un puré; a decorar postres.

 Recetas: Gomitas caseras con moldes de corazones u otras figuras; galletas en las que ellos puedan frotar la masa y bañarlas con azúcar glass, chispas de chocolate o de colores, etc.; pastelitos con los discos de masa pre empacados; manzanas rellenas para hornear. Prohibido: Que manipulen cuchillos, rallos, sustancias calientes, batidoras eléctricas, el horno o la estufa.


Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más