izquierda

viernes, 28 de noviembre de 2014

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
Icono Home Agregar a favoritos facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Flickr Dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Salud

¿Eres “autista” informático?

Niños y adolescentes son los más vulnerables a quedar atrapados en las redes de la era digital

Por: Adriana Boccalon @aboccalon

 


¿Eres “autista” informático?
(Créditos: Shutterstock)

Lo que hace pocas décadas surgió como un mecanismo de comunicación virtual para impulsar la economía mundial, es ahora un gigante con puertas abiertas al fascinante mundo de la navegación, chats, foros de discusión, teleconferencias, comunidades globales, juegos on line, servicios de pareja, sexo virtual y redes sociales que acercan al ausente y alejan al presente, a través de encuentros virtuales inmediatos, descomprometidos e inocuos en apariencia. Acá, los cibernautas no siempre muestran rostros propios o refieren vidas reales, pues aunque algunos hacen uso sano del instrumento, otros buscan reconocimiento y aceptación enmascarando frustraciones, vicios e inseguridades.

Más allá de sus indiscutibles bondades, la revolución tecnológica desató un proceso de cambio cultural que afecta la manera de hablar, escribir, reaccionar, pensar y memorizar de los individuos, en un mundo globalizado donde ya hay casi 2 mil millones de personas enganchadas con gadgets cada día más móviles, sofisticados y accesibles. Trabajo y placer, todo parece depender de la conexión. Identidad, estado de ánimo y motivaciones quedan atrapadas en las redes sociales, mientras especialistas en conducta humana estudian un fenómeno que puede ocasionar desde daños físicos hasta severos trastornos mentales.

La era digital llegó sin instructivos de advertencia y sin programas de educación. Las primeras investigaciones comprobaron la relación entre uso de celulares y aumento de índices de morbi/mortalidad por accidentes de tránsito, motivando el primer llamado de alerta y la prohibición generalizada del uso del móvil mientras se maneja un auto. Desde entonces, los estudios indican que las consecuencias por uso irresponsable o abusivo de dispositivos electrónicos no se limitan a dolencias físicas como síndrome de túnel carpiano, lumbalgia, tendinitis, resequedad ocular y mucho más, sino que pueden generar estrés, depresión, fatiga y angustia, así como provocar insomnio adolescente y síndrome de vibración fantasma, también entre tanto más. En paralelo crecen las denuncias por acoso sexual, ´grooming´ y ´cyberbulling´, y la palabra ´sexo´ se posiciona como la primera más solicitada en la red.

 

Los dispositivos tecnológicos parecen ser ahora el mejor "tatequieto" para distraer a los pequeños con cualquier atractiva aplicación, y es por ello que un reciente comunicado de la Asociación Estadounidense de Pediatras, dirigido especialmente a padres de niños menores de 2 años, advierte sobre el peligro que representa para la salud mental el exceso de virtualidad que resta tiempo de juego físico y limita el aprendizaje.

 

 

UN GADGET ¿EL CHUPÓN IDEAL?

 

Las estadísticas señalan que 6% de los niños norteamericanos de 2 a 5 años ya tienen un teléfono inteligente y 2/3 de los pequeños de 4 a 7 años lo usan con frecuencia. Quizás en Venezuela no hemos llegado a ese punto, pero a la postre podríamos llevarnos una sorpresa. César Sánchez Bello, médico siquiatra, advierte a los padres sobre la necesidad de normar el acceso de sus hijos menores a la red y enseñarlos a navegar para minimizar las amenazas del mundo virtual. “Los muchachos tienen derecho a recibir la orientación necesaria sobre seguridad, privacidad y riesgos de compartir información con desconocidos, y el acceso a Internet debe permitirse sólo desde espacios comunes, negociando horarios, y estableciendo uso racional y crítico, para que los adultos supervisen la navegación desde el diálogo y el compartir saludable”. Refiere además que “la situación con los menores en Venezuela se está tornando delicada, ya se están dando charlas de orientación en los colegios, y a los padres les recomendamos entregar a los hijos teléfonos con GPS para poder ubicarlos, pero sin acceso a Internet, y si lo tiene, que sea con un programa de control parental”.



Salud_3


REFUGIO DE ADOLESCENTES

 

El adolescente es un ser que sueña con los ojos abiertos, que vive ensimismado, aburrido y se escabulle del mundo real donde se siente incomprendido. A punta de ensayo y error trata de darle sentido a su existencia mientras se definen sus fortalezas sociales, sicológicas y sexuales. Para padres responsables, el manejo de hijos adolescentes en ocasiones se torna una pesadilla. Diálogos interminables, a veces sólo monólogos; la maestra, el tío favorito, terapeutas, cualquier ayuda para orientar tan rudo proceso fue siempre bienvenida, pero ahora es la red la que se inmiscuye en la formación de los adultos del futuro, al ofrecer una alternativa de comunicación virtual sin el temido cara a cara, minimizando el riesgo de cuestionamientos y rechazos. Por tratarse de un fenómeno reciente, vienen las interrogantes ¿En qué medida la conexión afectará su actitud crítica? ¿Qué tan profundos se establecerán los vínculos y qué impacto tendrán en el desarrollo del proceso de socialización? ¿Habrá descontrol, trastorno adictivo? Aún no hay indicadores concretos, aunque sí señales de advertencia que merece la pena tener en cuenta.

Luis Alberto D´Aubeterre, doctor en Sicología, señala “estoy manejando una hipótesis de trabajo según la cual la crisis societal que vive Occidente y afecta todo lo vivo en el planeta, tiene una conexión clave con el fenómeno TIC’s y la desmaterialización del mundo, merced a su vitalización. Se están configurando nuevas metáforas del mundo, una nueva ontología; es decir, se están inventando representaciones distintas de la humanidad, y estaríamos entonces en un proceso de transición hacia lo post-humano. ¡Esperemos que no sea post-morten!...”

 

 

SER CYBERADICTO

 

A diferencia del uso de drogas y alcohol, lo tecnológico tiene buena reputación social, aunque el funcionamiento del adicto es afín. Kimberley Young, psiquiatra pionera en la investigación de adicción a Internet, afirma que el adicto es el que se conecta y no tiene ningún objetivo, salvo estar conectado; duerme menos de lo necesario, pierde el apetito, descuida escuela o trabajo, se aleja del entorno, vigila de manera compulsiva el móvil, vive pendiente de las redes sociales, se levanta de madrugada a revisar mensajes, todas sus cuentas de email están “linkeadas” al aparatito, twittea cada plato que se come, envía fotos de los lugares que visita y hasta se fotografía frente al espejo para que otros vean cómo luce antes de salir, pero cuando se ve forzado a limitar el tiempo de conexión, se torna irritable, y lo invade la angustia y el estrés, signos claves del síndrome de abstinencia que desaparecen cuando retoma su vida virtual.

El doctor Sánchez Bello explica que cuando aumenta dinámica de uso, frecuencia y cantidad de tiempo invertido, comienza a progresar la enfermedad de la adicción que es de larga evolución, crónica e incurable, y entonces no hay vuelta atrás. “Perder el control de los impulsos y el interés por actividades que antes eran gratificantes, y privilegiar el contacto virtual sobre el personal, son síntomas de adicción, y lo más grave es que hemos observado que esta patología que es irreversible, ya está afectando a nuestros niños aún antes de la adolescencia”.

Refiere además que está comprobado que el cerebro del usuario de Facebook y Twitter libera oxitocina, la hormona del cariño, mientras disminuye el cortisol, que es la hormona del estrés. Por eso -explica- es tan reconfortante recibir mensajes de reconocimiento por esas vías, que te felicite en tu cumpleaños un gentío que a lo mejor ni conoces y que cualquiera haga retweet de tus mensajes.

 

PRENDADOS A LA RED

Probablemente más por razones de seguridad y de trabajo que por adicción, pero ya está comprobado que el 53% de los usuarios de telefonía móvil padece de ´nomofobia´ o pánico a salir sin celular, quedarse sin batería, cobertura o saldo, lo que le genera ansiedad, palpitaciones, irritabilidad y falta de concentración. Según los estudios, esta nueva fobia afecta más al sexo masculino que al femenino, pero son los jóvenes los más vulnerables.

Investigadores del Boston Consulting Group estiman que en 2016 habrá 3 mil millones de usuarios conectadas a diario, frente a los 1.900 millones actuales. Venezuela no escapa a esta tendencia, pues mientras en el año 2000 sólo el 22,47% de la población estaba suscrito a algún plan de telefonía nacional, el reporte del IV Trimestre 2011 de Conatel indica una penetración de 98 líneas por cada 100 habitantes, así como 3.497.272 suscriptores de planes solamente para equipos BlackBerry, los más vendidos en el país. De acuerdo a datos de ´Tendencias Digitales´, Latinoamérica presentó a finales de 2011 una penetración de teléfonos móviles de 96%, 2 puntos porcentuales por debajo del promedio venezolano. Se estima además que para el cierre de 2012 alrededor del 50% de la población local estará conectada.

 

Superar la “adicción”

- Involucrarse en actividades que nada tengan que ver con las redes, tales como actividades deportivas, teatro, comunales, etc.

- Trazarse metas de tiempo, por ejemplo, un día sin conectarse a la red, para redescubrir otros intereses.

- Si los padres reconocen que los hijos están atravesando por este trastorno, a la noche lo mejor es cortar la conexión a Internet para evitar promocionar aún más la adicción de los jóvenes.

- Pasar más tiempo con los hijos y hacer que éstos pasen más tiempo al aire libre sin tener que estar constantemente con el teléfono móvil a cuestas.

- Apagar el teléfono durante la noche.

- Hacer “intentos” de dejar el celular en una habitación distinta de la que nos encontremos, empezando por diez minutos e ir aumentando este tiempo paulatinamente y con el tiempo ser capaz de dejarlo en casa.

- Si sale en auto y dice lo llevo “por si lo necesito”, lo puede dejar por ejemplo apagado en la guantera, y saber que ahí está en caso de ser necesario. 

 

FUENTES CONSULTADAS:

- César Sánchez Bello, Médico Psiquiatra Especialista en Adicciones Comportamentales. csanchezbello@gmail.com

- Luis Alberto D´aubeterre, Doctor en Psicología. ldaubete@gmail.com

- Dra. Kimberly Young www.netaddiction.com

WWW

www.tendenciasdigitales.com

 



Notas Relacionadas




comments powered by Disqus

 

Debido a la sensibilidad de este tema y por respeto a todos nuestros usuarios decidimos suprimir el módulo de comentarios. Agradecemos su comprensión.