Publicidad

izquierda

sábado, 23 de septiembre de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Salud

Endometriosis: cuando células viajeras invaden

El diagnóstico precoz, especialmente a través de laparoscopia, puede incluso prevenir el progreso de la enfermedad


Fecha: 19-06-2012

Etiquetas: salud, endometriosis


Endometriosis: cuando células viajeras invaden
(Créditos: Archivo)

Por: María Cristina Sanhueza titinanet@yahoo.com

 



El crecimiento del tejido de la cavidad uterina fuera de su propio territorio se llama endometriosis, es una causa de infertilidad que puede evitarse con un descubrimiento precoz. Aunque es catalogada como benigna, doblega de dolor a un alto porcentaje de mujeres en edad reproductiva, arruinando su calidad de vida.

La endometriosis, una enfermedad enigmática de la que se desconocen sus causas, ocurre por la presencia y crecimiento del endometrio en sitios u órganos distintos a la cavidad uterina. Afecta de 9 a 14 de cada 100 mujeres jóvenes, y es causa de un 30% de los casos de infertilidad. Sin embargo, se trata de un mecanismo de crecimiento esencialmente natural   carente de la capacidad agresiva de un cáncer, por lo cual a esta singular enfermedad es de índole benigna.

Los crecimientos anormales invaden fundamentalmente y en primer término la cavidad pélvica, donde habitan en los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga, el intestino, el piso de la pelvis conocido como cul de sac y en el peritoneo, membrana que recubre las paredes de la cavidad abdominal. Aunque su presencia no es común fuera de ese recinto pélvico, no son raros los casos de migración  del tejido a órganos como los riñones, pulmones, cerebro, y hasta la nariz, rodillas y dedos, pues tiene la propiedad de viajar también a través de la sangre.

Dolorosa secuencia

Los crecimientos anormales reaccionan cada mes a los cambios hormonales y por lo tanto se descomponen y sangran (donde estén). La sangre queda generalmente atrapada, o a veces busca salida. Los tejidos circundantes absorben lentamente una parte de la sangre atrapada, y se forman quistes de sangre oxidada (“quistes de chocolate” por el color). Al reventar producen un intenso dolor y diseminan más la enfermedad.

Esto puede causar inflamación y dolor en el tejido afectado por la invasión, especialmente en el útero y durante las relaciones sexuales. También puede producir sangrado excesivo mientras dura el período, con coágulos y fragmentos de tejido, náuseas y hasta estreñimiento.

Tratamiento

La manipulación genética será de gran ayuda en el futuro, pero por el momento, el diagnóstico precoz, especialmente a través de laparoscopia, puede incluso prevenir el progreso de la enfermedad, aunque muchas mujeres no buscan ayuda porque consideran erróneamente que sus síntomas son molestias menstruales normales.

Los fármacos agonistas, en mujeres jóvenes con vida sexual activa y deseos de embarazo, crea un período de seis a nueve meses de menopausia artificial. Al suprimir el influjo hormonal se impide que las lesiones “menstrúen” y se consigue el cese de las alteraciones. Apenas termina el tratamiento, se hace la evaluación  y se le alienta a buscar el bebé lo más rápido posible. Aunque en muchos otros, la endometriosis reaparece. En la situación de mujeres que han sido operadas y que no han logrado concebir después de la cirugía, la fertilización in vitro es una opción.

 



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más