Publicidad

izquierda

sábado, 23 de septiembre de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Salud

Niños en ardor

No hay que abusar de fármacos para combatir la fiebre infantil


Fecha: 03-09-2017

Etiquetas:


Niños en ardor
(Créditos: )

Por: Gioconda Bermúdez

 



La temperatura elevada es uno de los problemas más frecuentes del niño y más preocupantes de los papás. Pero la fiebre no debe considerarse un síntoma de alarma, a menos que el niño tenga menos de tres meses de edad, su temperatura sea superior a 41 °C, lleve cuatro o más días con fiebre o presente síntomas alarmantes, en estos casos sí debes ir inmediatamente al médico.

La fiebre es un signo de múltiples enfermedades, según el pediatra Alfonso Delgado Rubio, “no es más que un síntoma y quizá no sea una enemiga sino una amiga”. Aunque popularmente se ha creído que el aumento de la temperatura corporal por encima de lo normal es algo negativo, en realidad es un sistema de defensa que nos avisa que está sucediendo algo anormal en el organismo de tu hijo.

Más importante que la temperatura del niño es su estado general. “Si tiene fiebre alta no debes alarmarte a no ser que al mismo tiempo esté decaído, somnoliento o con algún problema general”, comenta el especialista, quien destaca que la temperatura es diferente dependiendo del lugar donde le pongas el termómetro. El niño tiene fiebre si su temperatura:

- Oral es mayor de los 37.5 ºC
- Axilar se eleva por encima de los 37.2 ºC
- Rectal supera los 38 ºC
- En el oído es superior a los 38 ºC

Si usas un termómetro de mercurio, agítalo bien hasta que el mercurio baje. Quédate al lado del niño mientras lo tenga puesto (es importante que sea por tres minutos), porque al ser de vidrio podría romperlo y cortarse. Si se lo vas a poner en la boca, evita que tome líquidos fríos o calientes 15 minutos antes. Al acabar, lava el termómetro con agua fría y jabón, y guárdalo en algún lugar fuera del alcance del niño. Hay tres tipos de termómetros y todos son precisos: los clásicos de mercurio, los digitales y los que se ponen en el oído. En cambio, las cintas-termómetro que se pegan en la frente no dan lecturas precisas.

 

            Sin abusos

Consumir fármacos analgésicos contra el dolor de cabeza puede agravar y hasta hacer crónica esa dolencia en caso de que hayan sido tomados de forma inadecuada, fruto de un diagnóstico erróneo, de la automedicación o del abuso. Según estudios, los padres de niños pequeños, entre 0 y 3 años, y los profesionales sanitarios sufren un temor exagerado respecto a la fiebre y sus complicaciones. Este temor, de acuerdo con el documento, es el origen de muchas falsas creencias y actitudes de cómo manejar y tratar la fiebre. La pediatra Beatriz Real considera que no siempre es necesario recurrir a fármacos antipiréticos, porque éstos "dificultan la respuesta natural del organismo y lo único que hacen es ocultar el proceso". Según la experta, es preferible estimular el sistema inmunológico, que es lo que permiten los medicamentos homeopáticos compuestos o biorreguladores que, a diferencia de los tratamientos convencionales, carecen de efectos secundarios y de interacciones. Esos medicamentos “ayudan a regular o modular la respuesta del organismo frente a los virus, facilitando la acción de sus defensas naturales, mientras que los antipiréticos simplemente bajan la fiebre”, añade Real.

 

Qué hacer

 

·       Deja al pequeño con poca ropa, una pijama ligera o en pañales.

·       Mantén la habitación fresca y ventilada pero evita corrientes de aire.

·       Dale al niño a beber abundantes líquidos.

·       Evita aplicarle fricciones de alcohol o paños de agua fría para no provocarle descensos bruscos de temperatura y otros trastornos peligrosos.

·       No le des antibióticos, es inútil y contraproducente porque en la mayoría de los casos la fiebre es de origen viral.

·       Contacta urgentemente con el pediatra si el niño tiene menos de tres meses, o si además de fiebre presenta uno o varios de los siguientes síntomas: somnolencia, mareos, comportamiento anormal, convulsiones, vómitos, dolor de cabeza, irritabilidad, erupciones o manchas en la piel, alteraciones en su respiración, dolor continuo, si no mueve normalmente alguna extremidad o está fría en comparación con el resto del cuerpo.

·       Bañar al bebé con agua templada. Se puede colocar agua tibia en una bañera, luego meter al bebé y tratar que el agua llegue a nivel del ombligo, con la misma agua frotar el cuerpo utilizando un paño suave, esto permitirá que los poros se dilaten y ayuden al descenso de la temperatura. El baño puede durar unos 15 minutos o de acuerdo al ánimo del bebé.

·       No abrigar demasiado, al contrario se debe tratar de mantener con ropa muy ligera, para permitir un ambiente fresco.

·       Nunca utilizar el alcohol u otra sustancia fría para tratar de bajar la fiebre, está comprobado que éstas sustancias contraen mas los poros y pueden empeorar las condiciones causando temblores y haciendo que el cuerpo eleve la temperatura.

·       Dar abundante líquido, más fríos que cálidos.

 

 

Ir al médico si…

 

·       El niño o niña es menor de 6 meses y tiene fiebre.

·       Tiene más de 6 meses y una temperatura de 39º o mayor.

·       Tiene menos de 2 años y ha tenido fiebre por más de 12 horas.

·       Tiene más de 2 años y fiebre con una duración de más de 2-3 días.  

·       Llora cuando se lo toca o mueve, o no deja de llorar.

·       Tiene su cuello rígido (no puede doblarse hacia adelante y tocarse el pecho con la barbilla), manchas de coloración púrpura, o sensibilidad a la luz.

·       Tiene pérdida de conciencia.

·       Tiene dolores estomacales o vómitos progresivos.

·       Tiene dificultad al tragar o se niega a beber líquidos.

·       Muestra signos de deshidratación, tales como falta de orina por cuatro o cinco horas, boca seca, llanto sin lágrimas, o una sed extrema.

·       Tiene dolores al orinar.

·       Tiene sangre en las heces o una diarrea progresiva.

·       Se tira de las orejas o se queja de dolor en los oídos.

·       Tiene fiebre recurrente sin causa.



Notas Relacionadas

    - Aùn no hay contenido relacionado a esta nota.

Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más