Publicidad

izquierda

martes, 21 de febrero de 2017

Regístrate | Iniciar sesión

Sombra
facebook dominical Twitter dominical Youtube dominical Instagram de Revista Dominical

  Buscador

Sombra 1

Salud y Belleza | Psicología

Tres debilidades del perfeccionista

En la vida hay que mantener el equilibrio para que la existencia resulte satisfactoria, entonces no hay que ser ni conformista ni perfeccionista


Fecha: 17-02-2017

Etiquetas: perfeccionismo, rasgos de personalidad, ansiedad, baja autoestima, frustración


Tres debilidades del perfeccionista
No hay que ser perfeccionista al extremo. (Créditos: Archivo)

Por: Adriana Boccalon aboccalon@gmail.com.

 



Ser perfeccionista no es precisamente un buen atributo, pues detrás de ese impulso indetenible de tratar de mejorar un trabajo antes de darlo por terminado, suele esconderse una personalidad rígida, extremadamente crítica, inflexible, ansiosa, insegura e incapaz de reconocer sus propios límites.

Hay que tener mucho cuidado para no confundir los términos y, tratando de evitar ser el perfeccionista indeseable, caer en el conformismo y la mediocridad que, obviamente, son rasgos propios de personas resignadas a vivir una existencia bastante aburrida e insípida.

La conducta del perfeccionista a ultranza tiene trazos muy particulares. Vive bajo los parámetros de la auto-exigencia, bajo una presión impuesta por sí mismo para lograr un objetivo que, si no lo alcanza, lo sumerge en un estado de frustración difícil de superar.

El ´yo debo´ o el ´yo tengo que…´ son frases frecuentes que destacan en el lenguaje de un perfeccionista. Para conocer mejor este tipo de personajes, he aquí sus tres principales debilidades. Veamos:

1.-SIEMPRE ESTÁN ANSIOSOS

Una persona perfeccionista quiere hacerlo todo muy bien, quiere hacerlo pronto y además quiere hacerlo sin ayuda porque siente que nadie podría hacerlo tan impecable como lo haría ella.

Como es de esperar, esta actitud solo desata una ansiedad que, si no se aprende a manejar, puede generar serios problemas emocionales.

2.-TIENEN BAJA AUTOESTIMA

La conducta de un perfeccionista suele solapar un bajo nivel de autoestima. Por eso debe aprender a aceptarse como es, a manejar sus propios límites y a proponerse metas que realmente pueda alcanzar con sus habilidades.

Y, al mismo tiempo, desarrollar aquellas aptitudes que le permitirían celebrar nuevos logros que reforzarán, entonces, su autoestima.

3.-NO RECONOCEN SUS ERRORES

Nadie es perfecto y nadie nace aprendido. Sin embargo, al perfeccionista le cuesta reconocer que se equivocó, que cometió un error.

A veces, por su terquedad, pierden el contacto con una realidad donde el desacierto no es ni bueno ni malo, es simplemente un fallo necesario para corregir el rumbo y seguir adelante con los pies sobre la Tierra.



Notas Relacionadas


Publicidad


Publicidad



Especiales

Al Fogón con Dominical.
Al Fogón con Dominical.

Al Fogón con Dominical.

Premios Óscar 2016
Premios Óscar 2016

Premios Óscar 2016

 
 


Ver más