Inicio » Salud y belleza » Adiós al humo

Adiós al humo

Hoy se celebra el Día Mundial de No Fumar ¡Anímate a dejarlo definitivamente!

Las cifras son inquietantes: 16 mil venezolanos mueren cada año por causas vinculadas al tabaquismo, una de las mayores y “socialmente aceptadas” adicciones del mundo. De esta cifra, 52 son fumadores pasivos, víctimas inocentes de los estragos que la nicotina genera en el organismo.

Según el neumonólogo José Silva, el alto poder adictivo de este compuesto se debe a su rápida acción. “La nicotina aspirada tarda 12 segundos en llegar al cerebro, una velocidad mucho mayor que la de otras sustancias inyectadas o bebidas, como el alcohol o la cafeína”, indica el especialista. Una característica común de todas las adicciones es que el cuerpo va desarrollando tolerancia, por lo cual cada vez necesita consumir más para alcanzar el mismo efecto placentero.

Además de este componente fisiológico, la adicción al tabaco implica condicionamientos psicológicos (que hacen del fumar un acto automático que nos acompaña en numerosas actividades cotidianas como comer, compartir con amigos, tomar un café, etc.) y factores sociales (vinculados con el valor simbólico que cada fumador le da al hábito, por ejemplo, sentirse a la moda o usarlo como paliativo para la soledad).

Dejar de fumar es una decisión sabia pero difícil para muchas personas, pues requiere de una alta motivación, información y apoyo especializado en ciertos casos. Hoy, Día Mundial de No Fumar, es excelente ocasión para emprender tan saludable iniciativa

LARGO Y CORTO PLAZO

Muchos daños ocasionados por la nicotina desaparecen o se reducen significativamente al dejar de fumar, aportando beneficios a la salud que pueden ser inmediatos o tardar varios años.

SÍNDROME DE ABSTINENCIA

Es un conjunto de síntomas, tanto físicos como psicológicos, que se presentan como una respuesta del organismo ante la falta de consumo de una sustancia adictiva, como la nicotina, las drogas o el alcohol. La abstinencia de nicotina está acompañada de manifestaciones desagradables, pero de corta duración. Aunque varían según el grado de dependencia de cada fumador, “generalmente comienzan en las 48 horas siguientes al dejar de fumar y alcanzan su pico máximo a los 5 o 6 días. A partir de ese momento van disminuyendo hasta desaparecer totalmente en el lapso de 1 mes a mes y medio, con excepción del apetito y el recuerdo del placer que tardan más”, aclara Silva. Entre los síntomas sobresalen temblores, taquicardia, sudoración, falta de concentración, dolor de cabeza, cambios de ánimo e irritabilidad, somnolencia e insomnio, aumento del apetito y de peso, así como recaída en cuadros depresivos.

DESPEDIRSE DEL HÁBITO

Algunas personas dejan de fumar sin apoyo alguno. Sin embargo, muchos requieren de un acompañamiento especializado para librarse de esta adicción. En experiencia del doctor José Silva, más del 40 % lo logra cuando recibe tratamientos que combinan lo cognitivo-conductual y lo farmacológico.

Nivel cognitivo-conductual: Se suministra información clara y completa sobre los riesgos del fumar y lo que ocurrirá en el organismo cuando cese el consumo. Se aplican estrategias para modificar y reforzar conductas a través de la evitación, el apoyo social y el estímulo, implementando consejos prácticos como fijarse metas y una fecha precisa, no juntarse con fumadores, evitar lugares donde se fume, cambiar las rutinas, practicar deportes, evitar el consumo de alcohol.

Terapia de reemplazo de nicotina: Consiste en el suministro de chicles, parches cutáneos, tabletas bajo la lengua o inhaladores que aportan nicotina en concentraciones muy bajas y de acción más lenta, haciendo que la liberación de dopamina sea cada vez menor.

Tratamientos no nicotínicos: Se suministran medicamentos que no crean adicción, como el bupropión (que es un antidepresivo que interviene en la captación de noradrenalina y dopamina) y la vareniclina (que “engaña” al cerebro haciéndole creer que tiene nicotina, pero reduciendo el placer). Pueden generar efectos secundarios, por lo que deben administrarse bajo prescripción y supervisión médica.

BENEFICIOS

  • La presión arterial se normaliza muy pronto.
  • Aumentan los niveles de oxígeno en el cuerpo, y el monóxido de carbono desaparece en 24 horas.
  • El riesgo cardíaco disminuye a la mitad después de un año, y puede ubicarse a la par de una persona no fumadora en 5 años.
  • Se recuperan los sentidos del gusto y el olfato en 2 o 3 días
  • El metabolismo mejora rápidamente.
  • La fatiga, la tos y la dificultad para respirar disminuyen progresivamente hasta desaparecer.
  • Aminora las recaídas de úlceras y mejora la condición de las personas asmáticas.
  • Disminuye la posibilidad de cáncer en pulmones, laringe, boca y otros órganos. Sin embargo, igualar el riesgo pulmonar de un no fumador puede llevar 20 años.

NOTA: dejar de fumar e requiere de alta motivación, información y, en ciertos casos, apoyo especializado.

Horoscopo semanal