Inicio » Salud y belleza » Burbujas que cuidan

Burbujas que cuidan

Los jabones son indispensables, no sólo por la higiene que nos proporcionan o el aroma que contienen, sino por sus cualidades revitalizadoras e hidratantes. Hechos hoy a base de aloe vera, algas, chocolate, miel, avena y otros exóticos ingredientes, es el producto de limpieza más antiguo y cotidiano

Fue el primer producto de limpieza hace más de 4.500 años, y es el más utilizado en la actualidad. Los jabones de glicerina están compuestos de alcohol, glicerina y azúcar que le dotan de su característica textura cremosa. En su elaboración se emplean sales de sodio de origen animal o vegetal.

Recientemente se ha abierto un nuevo mercado inexplorado en su fabricación. Numerosas líneas cosméticas, laboratorios y tiendas artesanales de jabones comienzan a expandir su mercado debido a la proliferación de nuevos y sorprendentes productos, como las bombas de baño.

Además se ha extendido el uso de ingredientes y técnicas hasta hace poco desconocidos, como la aromaterapia, cada vez más utilizada en la elaboración de la clásica pastilla y los geles de ducha.

La paradoja del uso de jabón es que, pese a estar compuesto de grasas, puede llegar a reducir la grasa de la piel hasta en 50%. La dermis no se vuelve áspera debido a que aumenta su capacidad de obtener agua. Es lo que se conoce como efecto humectante, que provoca el aspecto suave y liso de la misma.

JABONES SOFISTICADOS

Las tendencias del mercado es ofrecer jabones específicos para cada tipo de piel o necesidad. Así veremos jabones de avena con miel o con azúcar, de chocolate, de de colores para la cromoterapia, etc.

Sábila regeneradora. Recientemente se ha extendido el uso de la gelatina extraída de la planta de aloe vera, cuyos estudios han demostrado su capacidad regeneradora sobre la piel, además de calmar irritaciones y quemaduras y aportar a la dermis una dosis extra de vitaminas.

Cacao en la piel. El jabón de chocolate es una de las variedades en auge, debido a sus propiedades adelgazantes. El cacao en polvo se emplea para hidratar, además de eliminar toxinas y reafirmar la piel. Pero no sólo eso, el cacao nos proporciona una mayor sensación de bienestar anímico debido a que aumenta la producción de endorfinas.

Espuma de té. Las distintas variedades de jabón de té, (rojo, blanco y verde), se utilizan como tónico para la piel. La aplicación tópica del extracto de té verde ayuda a prevenir las quemaduras producidas por el sol y el cáncer de piel, además de aportar gran número de antioxidantes y una gran cantidad de vitaminas y minerales.

Algas marinas. Otros jabones de moda son los elaborados con algas marinas, que exfolia y limpia la piel revitalizándola y nutriéndola, provocando una sensación refrescante. Algunos de estos jabones emplean antisépticos para evitar la proliferación de bacterias en la piel.

Para humectar. Uno de los jabones especialmente formulados para humectar la piel es el creado por Dove, pues contiene ¼ de crema humectante en su composición. El producto promete una equilibrada limpieza y simultáneo cuidado de la dermis reseca.

Con aceites minerales. Que ayudan a mantener la apariencia suave de la piel, retardar la evaporación del agua de la dermis y proteger la piel maltratada o expuesta a estímulos irritantes.

Glicerina para el cutis. El jabón facial de Neutrogena es rico en glicerina y no contiene detergentes abrasivos, tinturas o endurecedores. La glicerina remueve el exceso de grasa y no de residuos que obstruyan los poros. Para un rostro saludable, claro y limpio.

CUIDADO CON EL ROSTRO

Los especialistas advierten que cuando los jabones corporales son indiscriminadamente utilizados en el rostro pueden obstruir la oxigenación de los poros provocando acné, pérdida de humedad o resequedad. Por su parte, los jabones faciales higienizan y ayudan a combatir las bacterias que causan el acné, sin irritar la piel; neutralizando la grasa, eliminado el brillo y equilibrando el PH de la piel.

La limpieza del cutis debe hacerse por lo menos dos veces al día, utilizando jabones adecuados a cada tipo de piel: por la noche, para eliminar los agentes del medio ambiente y, por la mañana, para acabar con la grasa producida durante la noche y así refrescar el rostro para empezar con ánimos un nuevo día.

Horoscopo semanal