Disfunción orgásmica

El ser humano no funciona al 100% como máquina, y en el campo de las relaciones sexuales pueden haber fallas ocasionales perfectamente pasables. Pero cuando es crónico se hace obligada la visita a un especialista. La mujer ha tomado cada vez, más conciencia de su sexualidad y acude –con menos reparos- a las consultas sexológicas. La causa principal es la frigidez o ausencia de orgasmos. Actualmente se denomina disfunción orgásmica y para detectarla es necesario una evaluación completa, donde se realice una historia médica detallada, acompañada de un examen físico y pruebas de laboratorio determinadas”. Esta disfunción puede presentarse de dos tipos. Una ( I ) donde la mujer no logra por ningún medio la fase de excitación ni presenta ningún tipo de reacción sexual secundaria; otra ( II ) en la que a pesar de llegar a la etapa de excitación y meseta no es posible concluir en la orgásmica. Tomando en cuenta el tiempo de aparición, si es desde el inicio de la vida sexual, es primaria, y si es después de un período operativo sexual, es secundaria.

La raíz de estas patologías puede tener desde una base física hasta una aprendida. En la parte física el problema puede presentarse por una vagina fláccida, tanto por falta de tono muscular como por operaciones y partos, o en caso contrario por vaginismo –hipertonicidad vaginal- que causa dolor durante la penetración. Para solucionar esto existen varios métodos, sin cirugía, capaces de fortalecer o debilitar esta musculatura. Entre ellos, se destacan la fisioterapia (ejercicios del piso pélvico) y las pesas vaginales.

En el otro aspecto, el papel del cerebro es la clave. “Sobre todo por que el condicionamiento que se le da a la mujer, social y culturalmente, desde muy pequeña está ligado a la negación: “No abras las piernas” “los hombres lo que quieren es eso”, “no dejes que te toquen”, “lo que haces está mal”, etc. Y esa GRABACIÓN se enciende en el momento de la relación sexual. Principalmente en aquéllas que no están casadas”. Ante esto, lo más recomendable es concentrarse e integrarse al juego sexual. Olvidarse de los tabúes, del trabajo, la casa, los niños. Además dejar de cuestionar el propio desempeño con preguntas como: “¿lo estoy haciendo bien?” “¿me estaré moviendo bien?” o ¿le gustara a el?”. Todo esto con el fin de llegar a la etapa orgásmica y cerrar el ciclo, por que de lo contrario se pueden presentar efectos secundarios como dolor de cabeza, espalda y bajo vientre. Si después de haberlo intentado todo, no resulta, otra solución es ejercer la autosexualidad.

Hay que destacar que cuando una pareja decide realizar el acto sexual ambos van buscando el placer. Pero al final, la meta es llegar a él por separado. Es importante que cada quien se responsabilice de su papel. Nada de echar culpas y decir: “no pude porque mi pareja no me ayudó”. La mujer a lo suyo y el hombre también. Para ello, nada mejor que deslastrarse de creencias erróneas, desinhibirse e integrase al máximo juego amoroso

Ejercicios tonificantes de la vagina

Hoy en día existen ejercicios de todo tipo y con finalidades especificas, pero, ¿alguna vez pensó que la vagina podría ejercitarse?, la respuesta es si. Kegel fue el primero en describir el empleo de ejercicios de los músculos del piso pélvico para el tratamiento de la incontinencia urinaria genuina de esfuerzo, aunque tal método no es nuevo. Actualmente la forma mas popular de tratamiento no quirúrgico para incontinencia urinaria, prolapso vaginal leve, fortalecimiento de la musculatura vaginal post parto y en casos de ausencia o dificultad para alcanzar orgasmos en la mujer es la fisioterapia a través de los ejercicios del piso pélvico. La forma de rehabilitar y fortalecer esta musculatura es por vía vaginal.

Existen diversas formas de ejercitar dicha musculatura, desde los ejercicios descritos por Kegel, donde la primera fase era su identificación a través de las clásicas retenciones de orina por espacio de segundos y/o minutos cada vez que la mujer iba al baño, y la segunda fase consistía en planes exhaustivos de ejercicios perineales que iban desde 400 hasta 600 por día, repartidos varias veces al día, por un lapso de tiempo de 8 a 12 semanas, con ejercicios de mantenimiento al finalizar el tratamiento; sin duda alguna, muchos de los planes de ejercicios actuales no difieren mucho de los propuestos por kegel en la década de los 50.

Plevnik introdujo los conos vaginales en 1985. Demostró que las mujeres normales podían ser entrenadas para contraer y reforzar sus músculos del piso pélvico a fin de retener conos de peso creciente en la vagina. Sin embargo, el principio no es nuevo: en la antigua china se describió el uso de “huevos de piedra” para el reforzamiento del piso pélvico, con el propósito de aumentar la satisfacción sexual.

Los conos vaginales son una serie de 5 pesas graduadas diseñadas para enseñar a las pacientes como contraer correctamente la musculatura pélvica. En el programa de ejercicios estructurado, la mujer inserta un cono vaginal pesado (de pie, tal como se inserta un tampón vaginal) y practica mantenerlo dentro de la vagina por contracción de la musculatura pélvica en intervalos de tiempo, trabajando progresivamente con la primera pesa ( pesa # 1) 5 minutos 2 veces al día, luego 10 minutos 2 veces al día hasta llegar a 15 minutos 2 veces al día; la contracción que se necesita para mantener el cono pesado en la vagina incrementa la resistencia de la musculatura pélvica. Los conos vaginales le enseñan cual debe ser la musculatura que debe trabajar, si no se contrae la musculatura requerida, el cono simplemente se sale de la vagina por acción de la gravedad; cuando la paciente domina la primera pesa (25 gramos) 15 minutos 2 veces al día, es hora de pasar a la siguiente pesa (pesa # 2), se repite el mismo procedimiento comenzando desde 5 minutos 2 veces al día hasta alcanzar 15 minutos 2 veces al día, de esta manera se va aumentando hasta llegar a la pesa # 5, que es la mas pesada (65 gramos) y con la concluye el plan de entrenamiento y rehabilitación de la musculatura vaginal. Durante dicho plan la mujer tratara de mantener la pesa dentro de su vagina estando de pie, intentara caminar con ella, subir y bajar escaleras sin que se salga, y realizar otras actividades de su vida diaria. Tiempo aproximado para obtener resultados: de 4 a 6 semanas.

 Técnicas de estimulación (la llave secreta)

Cada quien debe saber estimular a su pareja. Pero aquí damos unas recomendaciones:

–  Desinhibirse.

–  No cuestionar tu desempeño sexual.

–  Sentir y no pensar.

–  Dar y recibir mucho afecto.

– Alargar la fase de excitación, mediante besos, caricias, sexo oral. Y aplicar la técnica del avance con retroceso: empezar por cara, cuello, senos, extremidades, vagina y llegado este punto comenzar a subir de nuevo.

–  Después de la penetración, variar los movimientos de lentos a rápidos y viceversa.

– Si no lo puedes decir, aprende a utilizar las técnicas de señalamiento. Guíalo con las manos.

– No dedicarse a estimular mucho el clítoris, porque la exageración puede provocar una baja en el umbral de la sensibilidad.

 Suerte y disfruta del placer de esas nuevas sensaciones……..

Horoscopo semanal