Inicio » Salud y belleza » Verdura verdadera

Verdura verdadera

Aunque día a día se acumulan las evidencias de que agregar “un toque de verde” al menú diario ayuda a vivir más y mejor, y pese a que cada vez más gente sabe que consumir frutas y verduras beneficia la salud de múltiples maneras, muchas personas siguen sin consumir la suficientes cantidad de vegetales.

La doctora Esther de la Paz, médica nutricionista especializada en alimentación naturista, recomienda eludir el perfeccionismo, ya que “no hace falta convertirse en un fanático de la dieta vegetariana ni comer tazones y más tazones de verduras, ya que ello tiene un efecto desestimulante e impulsa a abandonar”.

Aunque algunos son más protectores que otros, todos los vegetales benefician la salud. Si bien los crudos son más beneficiosos que los cocidos, lo importante es consumir la suficiente cantidad, ya sea frescos, congelados o enlatados -señala De La Paz. Según esta médica “hay trucos sencillos para realzar el sabor de las verduras y sazonar los alimentos vegetales y que satisfagan al paladar, como utilizar hierbas aromáticas frescas, más sabrosas que las secas, agregándolas al final de la cocción”.

“Si nos gusta la pasta pero no la salsa, podemos agregarle una pizca de ajo y cebolla en una cucharada de aceite de oliva. Si queremos ‘alegrar’ unas verduras hervidas, podemos vaporizarlas en agua infundida con hierbas, especias, ajo o chalotas”, señala De la Paz. Además, “si nos resulta aburrido comer los cereales siempre de la misma manera, hay que saber que su sabor puede mejorar con un poco de imaginación, por ejemplo añadiéndoles ciertos ingredientes no habituales, como frutas, verduras, frutos secos, miel o incluso productos lácteos”, señala la experta.

Otra posibilidad, según la doctora De la Paz, consiste en preparar “fritos de nuestra propia cosecha, sabrosos y crujientes, con verduras como la cebolla, cortándolas en láminas muy delgadas, echándolas en aceite de oliva bien caliente, sacándolas enseguida y salándolas”.

Las personas que comen cantidades más generosas de frutas y vegetales como parte de una dieta saludable reducen el riesgo de enfermedades crónicas, como accidentes cerebro vascular, cáncer, diabetes tipo 2 y enfermedad cardíaca.

MEZCLAS SALUDABLES

Para lograr mejorar la calidad de las proteínas vegetales, las sugerencias son las de mezclar en un mismo plato distintos productos, combinaciones que suelen encontrarse en las recetas tradicionales de todos los continentes. La variedad de platos vegetales con una calidad proteica excelente puede ser tan amplia como permita la imaginación y las ganas de probar platos nuevos.

Legumbres + cereales integrales: lentejas con arroz, alubias con pasta o mandioca, cuscús con garbanzos y verduras, garbanzos con trigo, espaguetis con guisantes y gambas, burritos (pan de maíz) rellenos de frijoles, soja con verduras y arroz, garbanzos con pan.

Legumbres + frutos secos y semillas: garbanzos con piñones, ensalada de lentejas con nueces, humus o paté de garbanzos (garbanzos triturados con semillas de sésamo y especias).

Cereales integrales + lácteos vegetales: arroz o avena con batido de soja, de almendras.

Frutos secos y semillas + lácteos vegetales: avena o arroz con leche y frutos secos.

Frutos secos y semillas + cereales integrales: ensalada de arroz con frutos secos, pasta con nueces.

PROTEÍNAS VEGETALES

  • Son menos acidificantes de nuestra sangre que las proteínas de origen animal, pues van acompañadas de más minerales.
  • Contienen menos purinas y se eliminan mejor.
  • En los intestinos se fermentan y no se pudren como las de la carne. La vitalidad de la carne baja al momento mientras que las proteínas vegetales duran hasta semanas sin perder vitalidad, por eso no se pudren sino que fermentan.
  • Contienen menos grasas y son insaturadas (beneficiosas para la salud).
  • No contienen colesterol.
  • Tienen fibra.
  • Sobrecargan menos el hígado y los riñones.
  • Fáciles de digerir.
  • Ideales para dietas bajas en calorías.
  • Son más baratas para nuestra economía y la del planeta.

     Daniel Galilea

Horoscopo semanal