Inicio » Salud » Piel y sobreexposición solar

Piel y sobreexposición solar

La sobreexposición solar satura la piel de antiestéticas manchas.

La edad y los problemas de melanina en la piel favorecen la aparición de imperfecciones cutáneas, lo que llevan a que la piel muestre un efecto maculado, que se percibe especialmente después de la exposición al sol. Aunque las manchas en la piel tienen numerosas causas, la buena noticia es que es posible tratarlas y eliminarlas para evitar su deslucida presencia.

Aparecen con el paso de los años, pero también por las alteraciones hormonales –píldora anticonceptiva, menopausia, embarazo–, y por una exposición solar inadecuada. Una preocupación en alza que afecta a más de la mitad de las mujeres entre 35 y 59 años que afirma que la pigmentación y el tono no uniforme de la piel es incluso más importante que la pérdida de firmeza, según un estudio realizado por la empresa cosmética SkinCeuticals entre 995 mujeres.

Y es que con el paso del tiempo, todos los tipos de piel desarrollan hiperpigmentación, cada vez de una forma más rápida. Las manchas se extienden bajo la superficie de la piel y son persistentes y profundas, lo que las hace susceptibles a reaparecer, incluso una vez tratadas. ¿El mejor modo de eliminarlas? Tratar las existentes en todos los niveles, pero también prevenir su reaparición.

Es importante exfoliar las capas superficiales de la piel, eliminando ese “velo” que cubre el rostro, pero también aplicar un cosmético adecuado para “limpiar” la piel de todo rastro. A su vez, la cosmética natural cada vez más se encarga de todo tipo de anomalías, desde la pérdida de elasticidad hasta la aparición de arrugas, imperfecciones o manchas, con todo tipo de tratamientos, muy a menudo empleando productos naturales. El efecto dálmata, como se le denomina a esta especie de moteado que aparece, sobre todo, después de exposiciones prolongadas al sol, no es una excepción.

Para empezar, una piel hidratada y nutrida resulta esencial, así como evitar exposiciones solares demasiado largas o en los momentos del día en que más aprieta. También se recomienda no abusar de tratamientos exfoliantes demasiado agresivos que pueden llegar a aumentar la producción de melanina y optar, en todo caso, por los que son lisos o con menos granulado. Y, tras la aparición de granitos, se deben aplicar tratamientos y productos específicos.

DIETA QUITAMANCHAS

Antes de llegar a soluciones más extremas, como tratamientos láser, también se puede prevenir la aparición de manchas con ayuda de la cosmética natural. Para empezar, aunque los alimentos no poseen una relación directa con la aparición de manchas, sí está probado que algunos pueden reducir el exceso de pigmentación. Este lo constituye el caso de la granada o las semillas de uva, presentes en gran cantidad de productos específicos contra las manchas. Por su alto contenido en vitamina C, también ayudan productos con aromas cítricos como el limón que, además de ingerirse, pueden aplicarse directamente en el hogar como aceite corporal. También las semillas de girasol, las almendras, las nueces o el salvado de arroz y trigo, por ser alimentos ricos en vitamina E, neutralizan la acción de los radicales libres.

LÁSER, CENTELLEANTE SALIDA

Tratamientos con cítricos para regenerar la piel, fórmulas despigmentantes, nutricosmética y tecnología láser son algunas de las posibilidades para corregir las manchas. “Realizar un diagnóstico de la piel después de tomar mucho sol es imprescindible para estudiar tanto las nuevas manchas aparecidas como el cambio de forma u oscurecimiento de las que ya se tenían”, explica la doctora Adriana Ribé, médico dermatopatóloga. Un problema que, según explica Ribé, es más frecuente en mujeres jóvenes, pero con el paso del tiempo también afecta a los hombres.

La dermatóloga Carmen Carranza Romero explica que las manchas de tipo lentigo suelen tener un tratamiento definitivo. “El tratamiento de los lentigos es sencillo y con una única sesión pueden resolverse en la mayoría de las ocasiones”, y añade que se pueden emplear diversos tratamientos superficiales como la criocirugía en espray, el peeling y el láser.

La especialista consultada asegura que cada mancha es distinta y necesita un tratamiento específico, por lo que apuesta por los protocolos con láser para atajar este problema ya que devuelven a la piel su textura uniforme y sin manchas. “La luz del láser destruye las células con un exceso de pigmento sin dañar el tejido circundante”, dice. Para las manchas superficiales, arrugas finas y cicatrices, aconseja el tratamiento con micro-láser-peel, ya que elimina las capas más externas de la piel al usar un láser ablativo que descama la piel con rapidez y la mejoría es apreciable en poco tiempo.

Aunque se ha comprobado que los alimentos no tienen relación directa con la aparición de manchas, hay algunos que por un componente especial dan una mayor sensibilidad en la piel al estar expuesta al sol. “Algunas frutas y plantas contienen propiedades y capacidad para reducir el exceso de pigmentación. Una de las frutas más importantes es la granada que tiene un efecto blanqueante, al igual que las semillas de uva”, comenta. En todo caso, es crucial llevar una vida sana y una dieta equilibrada que incluya la ingesta de verduras y frutas.

NOTA: una piel hidratada y nutrida es esencial, así como evitar prolongadas exposiciones solares.

Horoscopo semanal